Nosotros

¿Quiénes somos?

En la Fundación SIN BARRERAS tenemos como fin la promoción y atención a personas en riesgo de exclusión, dedicando especialmente a personas con diversidad funcional y a sus familias.

Queremos que la vida de las personas (con diversidad funcional o sin ella) sea plena, positiva, alegre y se viva con intensidad. Por eso ponemos nuestros esfuerzos en QUE TODOS SOÑEMOS y en PONER LOS MEDIOS PARA FACILITAR QUE ESOS SUEÑOS SE CUMPLAN.

Nuestros valores

Como fundación, tenemos la peculiaridad de que nuestros sueños e ilusiones crecen y toman forma en el mundo de cuentos. Cuentos que, con un lenguaje sencillo y directo, nos recuerdan cómo queremos vivir realmente. Un mundo lleno de ilusión, que nos da el impulso que necesitamos para realizar día a día nuestro trabajo.

El cuento que nos representa de una forma más significativa se titula “La piedra para sopas”. Queremos compartirlo aquí contigo y, con él, invitarte a participar de esta manera de vivir.

La piedra para sopas

Un buen día, un desconocido llamó a la puerta de una de las casas del pueblo. La mujer se sorprendió cuando el desconocido, un hombre de muy buen ver, le pidió algo de comer.

-“Lo siento” –le contestó-. “Ahora mismo no tengo nada en casa”.

-“No se preocupe” –le dijo el desconocido con amabilidad-. “Tengo esta piedra para hacer sopas. Si me proporciona una olla, le prepararé la sopa más deliciosa que jamás haya probado. Déjeme, a poder ser, el puchero más grande que tenga”.

La mujer sintió una enorme curiosidad. Puso el puchero al fuego y mientras el desconocido se puso manos a la obra, fue a contarle la historia a la vecina de al lado. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había acercado hasta su cocina para ver al hombre misterioso y su peculiar piedra para sopas. El hombre echó la piedra al agua hirviendo y después probó una cucharada. Con un evidente gesto de placer, exclamó:

-“Madre mía, ¡qué delicia! Sólo hacen falta unas patatitas y estará estupenda”.

-“Yo tengo patatas en la cocina” –exclamó la mujer.

Al cabo de unos minutos volvió con un plato a rebosar de patatas en rodajas, que el improvisado cocinero enseguida añadió al puchero. El desconocido volvió a probar la sopa.

-“!Excelente!” –afirmó-“ Pero con un poco de carne estaría incluso más sabrosa”.

Dicho y hecho. Otra mujer salió escopetada a buscar unos trozos de carne, que fueron incorporados al caldo. Entonces, probó la sopa una vez más y exclamó:

-“Umm, ¡está exquisita! Si al menos tuviésemos unas verduritas, estaría sencillamente perfecta”.

Y una vez más, sus deseos fueron órdenes. Otro de los vecinos corrió hasta su casa y volvió con unas zanahorias y unas cebollas. Después de añadirlas al puchero y haberla probado, el desconocido afirmó con autoridad:

-“Sal y pimienta”.

-“Aquí tiene” – le ofreció una señora.

Y después de sazonar la sopa, el desconocido dio la que sería su última orden:

– “Ahora, señores, necesitamos cuencos para todos”.

Nada más oírle, todos corrieron a sus casas a por unos cuencos para comer la sopa. Algunos incluso trajeron pan y fruta. Ya de vuelta, fueron tomando asiento mientras el desconocido servía generosas raciones de deliciosa sopa. Todos sintieron una extraña alegría al compartir anécdotas y chistes durante su primera comida juntos.

En medio del festín, entre risas e historietas, el desconocido salió de puntillas del comedor, no sin antes dejar sobre la encimera la misteriosa piedra, de manera que pudieran utilizarla en el futuro para hacer la sopa más sabrosa del mundo.

Como en el cuento, cada uno aporta lo que tiene, lo que es y eso es lo más importante de la sopa de esta fundación. Muchas veces queremos que todos seamos iguales, pero cada uno tiene cosas importantes que aportar, incluso el que aporta la necesidad de ser ayudado.

Esa ilusión que se despierta mientras cada uno se acerca a echar su ingrediente a la sopa, forma parte de la esencia de la Fundación Sin Barreras. Y el día a día nos está demostrando que esa sopa sí se puede hacer.

En esta web te contamos en qué se concreta esta filosofía, a través de nuestros objetivos y actividades concretas. Si quieres colaborar en la elaboración de esta “sopa”, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Gracias!